Un día en la vida de…

Para Nacho subirse a la bicicleta es una forma de «escape», un deporte que practica desde hace 7 años y que le enganchó, según reconoce. Siempre le ha gustado hacer ejercicio, anteriormente jugaba al fútbol. Su afición le ha convertido en el empleado que más kilómetros ha aportado al reto «1 millón de kilómetros en la Plataforma B-Olympic».


Acompañado de un grupo de amigos pedalea entre 4 o 5 días a la semana, siempre que sus obligaciones se lo permiten. Pero sus diversas responsabilidades en el trabajo y su afición por las dos ruedas, no le impiden acompañar a su hijo cuando entrena a los bolos, un deporte que le ha convertido el año pasado en Campeón de España.